9

Transformación Personal (Sentirte bien contigo mismo)

Febrero 2017

Sentirse bien, vivir más tranquilo o estar calmado, son expresiones que las personas asocian con tener bienestar emocional. Aunque todas estas sensaciones lo conforman, definirlo es difícil ya que es un estado complejo que incluye también otras vivencias como tener metas, gozar del amor de otros, poder resolver las dificultades diarias o disfrutar los buenos momentos. Abarca muchos aspectos tanto psicológicos, como físicos, mentales y sociales.

Esta experiencia varía de acuerdo con cada persona por que hace referencia a como ésta se siente y a la armonía con la cual se vive. Aunque nacemos con ciertas predisposiciones emocionales, la posibilidad de fortalecer destrezas que son necesarias para obtener mayor equilibrio y bienestar no están condicionados ni limitados por factores cronológicos, de género o de capacidad intelectual. En este sentido, es una condición que todas las personas estarían en disponibilidad de gozar y una decisión que podemos tomar en cualquier momento de nuestra vida.

Logre sentirse bien

La sensación de bienestar es la suma de muchos aspectos que a su vez se relacionan entre sí y que cuando funcionan coordinadamente producen una serie de efectos positivos que hacen la vida más placentera.

El cuidado físico

Muchos estudios confirman la evidente relación entre las emociones y la salud física. Estar bien emocionalmente robustece el sistema autoinmune, reduce el estrés y genera un soporte para enfrentar la enfermedad física y mental.

También es cierto que los hábitos saludables contribuyen a tener bienestar. Cuidar el cuerpo, dormir bien, hacer ejercicio con regularidad, tener una alimentación balanceada hace parte fundamental de la estabilidad emocional.

Entre las acciones y las decisiones

Muchos actos de la vida cotidiana reportan una gran satisfacción y percepción de felicidad. Realizar una labor con dedicación y compromiso, la satisfacción de alcanzar una meta, comprometerse en causas nobles y altruistas, perdonar, reconocer las cosas buenas, cultivar el optimismo, tener gestos de amabilidad con los otros, emprender un proyecto con motivación, practicar una religión, son asociadas a la sensación de alegría, paz y tranquilidad interior.

Manejar asertivamente las dificultades

Es cierto que muchas cosas alteran la tranquilidad emocional como el estrés, las preocupaciones, las dificultades económicas, la enfermedad, los objetivos no cumplidos, la crianza de los hijos, pero infinidad de estudios científicos demuestran que más allá de la ocurrencia de ciertos eventos es la percepción subjetiva que se tiene de ellos lo que nos afecta.

Cuando las personas son capaces de manejar adecuadamente su mundo emocional, pueden sacar más provecho de sus recursos, afrontan la vida con confianza y optimismo y pueden poner en perspectiva los problemas.

Además, es posible desarrollar estrategias para sortear la adversidad, recuperarse rápidamente de las crisis y aumentar la capacidad de resiliencia, es decir, la capacidad de levantarse luego de un suceso difícil.

 

Oscar Gelves

Consultor y Conferencista en Transformación Empresarial

Experto en Innovación, promotor de la Inspiración y la felicidad en el trabajo como motores del crecimiento constante.

www.oscargelves.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.